Asociación fotográfica
d-nit foto

Fotografiar es colocar la cabeza,
el ojo y el corazón en un mismo eje.

Henri Cartier-Bresson

Acerca de nuestra asociación


Ubicada en la población de Colera, lugar privilegiado de la costa Brava Norte, la asociación fotográfica d-nit, tiene por objeto la organización de cursos, charlas y talleres, así como la promoción de eventos a cargo de destacadas figuras de la fotografía.
Intentando dar a conocer y potenciar, una serie de escenarios naturales cuyo valor paisajístico, representa un polo de atracción para un amplio colectivo de aficionados de fuera del territorio.
Desde la perspectiva de la fotografía nocturna y dada su especial ubicación, promoverá cursos, en escenarios emblemáticos como el cap de Creus, realizando así mismo, sesiones de fotografía de naturaleza con ayuda de destacados especialistas.
La riqueza en restos megalíticos unido a los numerosos edificios de carácter histórico, también serán importantes referencias a la hora de localizar enclaves.
A corto plazo la asociación tiene prevista la colaboración de fotógrafos, naturalistas e historiadores, cuyos conocimientos ayudaran a entender el paisaje, herramienta clave que sin duda facilitará la mejor manera de captarlo.
Acerca de nuestra asociación

Mirando al cielo


En una sociedad marcada por la inmediatez, el ruido o las prisas, se hace difícil encontrar momentos en los que reflexionar sobre temas que suelen escapar a nuestro razonamiento.
Si condensamos la historia de la Tierra en 24 horas, se pone de manifiesto la breve existencia de la humanidad. Apenas han pasado veintitrés horas, cincuenta y nueve minutos y veintitrés segundos desde la aparición de los primeros homínidos, o lo que es lo mismo, de los mil cuatrocientos cuarenta minutos que componen un día, los humanos llegamos hace poco más de un minuto. Cifras que todavía resultan más insignificantes al mirar al cielo.
La elaboración de Penumbra nos ha ofrecido la posibilidad de disfrutar del silencio de la noche, interrumpido únicamente por la señal del autodisparador, el sonido del obturador o el ulular del viento. A lo largo de esas sesiones, la visión del cielo hizo que recabáramos información que pudiera ayudarnos a entender lo que como observadores acontecía sobre nuestras cabezas. Cifras que hacen patente la insignificancia del ser humano.
Las galaxias se clasifican en cuatros tipos según sus formas: elípticas, lenticulares, irregulares y espirales. La Vía Láctea pertenece a las de tipo espiral, y posee cuatro brazos principales que nacen desde su centro: el brazo de Norma, el del Escudo, el de Sagitario y el de Perseo. Nuestro Sistema Solar se encuentra en una zona periférica situada entre el brazo de Sagitario y el de Perseo, girando en entorno a la Vía Láctea, en una órbita que dura aproximadamente doscientos cincuenta millones de años, lo que se denomina año galáctico. Según estimaciones nuestro sol únicamente tiene dieciocho años galácticos o lo que es lo mismo cuatro mil quinientos millones de años.
Lo que denominamos cen­tro de la Vía Láctea tiene una anchura de novecientos años luz por setecientos años luz de altura, lo que significa que para cubrir un hipotético viaje por la zona más clara que aparece situada sobre el muro, a la izquierda del árbol, serían necesarios emplear setecientos años a una velocidad similar a la de la luz.
En su interior, la Vía Láctea posee más de doscientos mil millones de estrellas, de las cuales desde la Tierra únicamente alcanzamos a ver el 0,000001% o lo que es lo mismo, una millonésima parte, y, en torno a esas estrellas, se calcula que orbitan entre cien y doscientos mil millones de planetas.
Ante tales cifras, nuestras vidas llenas de prisas y compromisos posiblemente signifiquen una minúscula gota de agua en un océano, que demuestran lo efímero de nuestra existencia.
Mirando al cielo

Contacto


  • Barcelona, Cataluña, España

Manuales para estar por casa


Enfoque extremo

Enfoque extremo

Realizar un enfoque extremo, un enfoque doble de una imagen, siguiendo una técnica que fue desarrollada y descrita por Dan Margulis, un precursor de la gestión del color.

Más información
Separación  de frecuencias

Separación de frecuencias

La separación de frecuencias consiste en separar dos frecuencias de una imagen, en una estará toda la información referida al color sin apenas textura, y en otra toda la información de la textura sin apenas color. Mediante una serie de pasos podremos relizar diferentes retoques sobre una textura como por ejemplo la piel, reparando pequeñas imperfecciones o incluso arrugas, pero respetando siempre la textura, lo que evitará el efecto muñeca de los desenfoques gausianos.

Más información
ESTE SITIO FUE CONSTRUIDO USANDO